CLASIFICACIÓN DE OFICINAS

En los últimos días, y a raíz de la publicación de la clasificación de oficinas, nos hemos encontrado con que a la gran mayoría de los afectados (directores y subdirectores fundamentalmente, pero también directores de zona), nadie les ha explicado cuál es el sistema de clasificación de las oficinas, es decir, porqué su oficina es de tipo A, B, C o D y qué tienen que hacer para conseguir una mejor clasificación.

Por este motivo, desde UGT queremos explicar el sistema de clasificación, y como ha afectado a todas las oficinas.

En primer lugar, las oficinas se clasifican de mayor a menor, ordenadas por volumen de negocio entendiendo como tal, la suma de:

  • Inversión normal (saldo medios sin dudosos)
  • Recursos de clientes (depósitos, fondos de inversión, planes de pensiones, seguros de ahorro, valores de renta fija y variable y patrimonio gestionado por Banca Privada).

Una vez ordenada esa clasificación, donde la 1ª será la oficina con mayor volumen de negocio y la última la oficina con menos volumen se hacen 3 grupos cerrados:

  • 1º el 30% de las oficinas con mayor volumen de negocio (2051 oficinas de particulares, por el 30%: 615)
  • 2º, el siguiente 35% en la clasificación de volumen de negocio (2051 oficinas de particulares, por el 35%: 718)
  • 3º el 35% restante (2051 oficinas de particulares, por el 35%: 718).

Ahora esos tramos cerrados, se ordenan independientemente por ROA (margen de explotación analítico antes de dotaciones/Activos totales medios (saldo medio anual)). Por ejemplo, en el primer tramo de 615 oficinas, la número 1 será la oficina con mayor rentabilidad ROA y la 615 la que tenga menor rentabilidad de las oficinas de ese tramo.

Una vez ordenados por ROA (hay que tener en cuenta que el ROA no puede hacerte cambiar de tramo y que si estás en el primero pese a tener menor rentabilidad no puedes cambiar al segundo), 1/3 de las oficinas del primer tramo son de tipo A y 2/3 de tipo B, sin que se pueda bajar a oficina de tipo C por tener una rentabilidad inferior. En cuanto al segundo tramo, el 14,35% de oficinas de ese tramo con una rentabilidad mayor son también de tipo B y el resto C. Por último, las 718 oficinas del último tramo son oficinas Tipo D.

El punto de corte, es decir, el volumen de negocio en que se ha quedado la última oficina de cada uno de los tramos, ha sido 121.858.861,10 para el primer tramo del 30% y 64.814.7438,40 para el segundo tramo del 35%, según los datos ofrecidos por Bankia, por lo que una oficina con un volumen de negocio por encima del primer corte, tiene que estar en el tipo A o B en función de su rentabilidad y una oficina comprendida entre los dos puntos de corte tendría que estar en las oficinas de tipo B o C en función de su ROA.

Deja un comentario