TÚ LA LLEVAS

Desde el pasado 3 de Enero de 2018 todos los empleados de banca nos preguntamos lo mismo, si todo fuese mal, si asesoramos a un cliente y pierde ¿qué implica sobre mi responsabilidad personal como empleado la aplicación del nuevo marco MiFID? ¿Por qué tanta prisa para que todos tengamos un título de Experto  Asesor Financiero?

¿Qué dice la CMNV y la Empresa? Silencio.

En un mundo con tipos negativos o cerca de cero, donde los “Plazos fijos” no dan apenas rentabilidad, ofrecemos a nuestros clientes aventurarse en el mundo de la inversión, les exponemos que permanecer “seguros” en un entorno como el actual les condena a perder dinero (al menos la inflación).

Volvamos  a los mercados financieros y a las reglas del juego… ¿Qué ocurre si usted pierde un 50%? Muchos piensan, pues que si sube un 50% lo que invertí y ha caído ese 50%, fácil, recupero mi dinero ¡FALSO! Si nuestras inversiones caen un 50% deberán subir un 100% para recuperar nuestro dinero y a partir de ahí ya veremos si ganamos…este es el primer mensaje que muchos de los que invierten son incapaces de ver por mucho que lo expliquemos: hasta que no vives en tus carnes los retrocesos es difícil ver existe una cierta asimetría entre en la pérdida y la ganancia.

Si alguno de nuestros clientes compra acciones o un fondo y por los surcos del azar pierde un 70%, desde ese nivel de pérdida, su inversión deberá subir un 233%, así que hagan juego señores…

Gracias a Dios la mayoría de nuestros clientes son Conservadores, y las pérdidas están acotadas (¿y las ganancias?), y si pierden, pierden poquito…¡Qué largo se hace hasta que recuperan y empiezan a ver los beneficios de la inversión!

Dejamos para otro análisis el saber si lo que llamamos fondos cautos, o prudentes, realmente lo son…

La presión comercial sigue en toda la banca para convertir “ahorradores” en “inversores” y pasar saldos de pasivo tradicional a fondos de inversión.

Sigue sin estar claramente definida de quién es la responsabilidad…y teniendo en cuenta que ahora todos los empleados en banca comercial somos (o seremos) “Expertos” Asesores…  qué ocurriría si vendemos un producto:

  • Que no diseñamos nosotros
  • Del que sólo conocemos la información que nos facilita la empresa
  • Que nos “obligan” a unos objetivos comerciales

Y que termina siendo un fracaso y los clientes pierden su inversión (total o parcial) ¿Os suena?

¿Qué ocurriría si fuésemos vendedores de coches, y uno de nuestros modelos tiene un fallo en los frenos y provoca un riesgo real a los compradores?

¿Sería responsable el trabajador que realiza la venta? ¿O se haría cargo la marca?

Bankia debe dar un paso y asumir explícitamente cualquier riesgo en la venta de productos financieros por parte de sus trabajadores.

Deja un comentario