LA INTEGRACIÓN INFORMÁTICA O EL CUENTO DE NUNCA ACABAR

Desde nuestra circular de fecha 28/03/2018 en la que denunciamos el “fiasco monumental” que estaba siendo la integración informática entre Bankia y BMN. Han transcurrido dos semanas y la situación no ha mejorado en las oficinas procedentes de BMN, sino que se mantiene, afectando tanto a los trabajadores y trabajadoras de estas oficinas como a la clientela.

A los trabajadores y trabajadoras porque están siendo sometidos a una presión y a un estrés difícilmente soportable, lo que está suponiendo un claro perjuicio en su salud con numerosos casos de ataques de ansiedad y estrés, que han obligado a la intervención de los servicios de emergencia en numerosos casos. Las prolongaciones de jornada son inasumibles y se mantienen en el tiempo, lo que supone la realización de numerosas horas extraordinarias que no tiene visos de que sean pagadas o compensadas.

Las situaciones de aglomeración en las oficinas, de colas interminables, de tiempos de espera por parte de la clientela de más de dos horas, hacen irrespirable el ambiente y por tanto que se produzcan tensiones, insultos y amenazas a los trabajadores y trabajadoras, que se están soportando con responsabilidad y profesionalidad por parte de los trabajadores y trabajadoras.

En estas dos semanas UGT –Bankia no se ha quedado quieta. Hemos denunciado ante la Dirección de Relaciones Laborales la situación, pidiendo que se tomaran por quien correspondiera las medidas necesarias para solucionarla. También nos hemos reunido con los responsables territoriales afectados por esta situación, solicitándoles que hasta que no se solucionen los problemas de la integración informática se relajara la presión comercial sobre las oficinas, propuesta esta que ha sido acogida de buen grado.

Los efectos de la integración informática también se ha hecho sentir en los clientes, fundamentalmente en autónomos y Pymes, donde medios de pago y banca online ha sido un atentico desastre que todavía no ha terminado de solucionarse. No han sido pocos los clientes de estos sectores que han amenazado con cancelar sus posiciones y están exigiendo les sean restituidos los perjuicios económicos que se les ha ocasionado. Lo que tenía que haber sido una leve llovizna, se puede convertir en una tormenta.

Alguien tendría que asumir su responsabilidad, peor no se podía haber hecho y los perjuicios para Bankia van a ser cuantiosos, tanto económicos como reputacionales. Y mientras tanto haciéndoles el “pescado gordo” a la competencia con la que estamos puerta con puerta y se están frotando las manos.

Desde UGT-Bankia agradecemos la dedicación y profesionalidad a todos los trabajadores y trabajadoras, pero todo tiene un límite, son muchos días de jornadas interminables, con presiones agobiantes. Por eso digamos “BASTA YA” y cumplamos con nuestro horario. No paguemos los trabajadores y trabajadoras los platos que otros han roto.

Deja un comentario