INTERVENCIÓN UGT EN LA JUNTA GENERAL DE ACCIONISTAS DE BANKIA DÍA 10/04/2018

Buenos días, Sr. Presidente, señoras y señores accionistas.

Soy José Luis Cabrera Hernández, y hablo en representación de UGT-Bankia y de los accionistas que nos la han delegado.

Nuestra felicitación más sincera a plantilla por los notables resultados conseguidos en 2017, superando las condiciones extremas que ha supuesto una formación muy extensa y dura. A costa de su sacrificio y el de sus familias esta Entidad sigue teniendo futuro.

Con la integración tecnológica en pleno desarrollo, nuestras primeras palabras son de reconocimiento, ánimo y apoyo a la plantilla, incluyendo a los implantadores, que está sufriendo este inmenso caos, imperdonable por la vasta experiencia previa en este tipo de procesos y cuya causa solo puede obedecer a la soberbia de sus responsables. Ante su escasa capacidad de reacción y la falta de empatía de los más cercanos a la plantilla, exigimos que se aclaren las responsabilidades oportunas y que se adopten con urgencia medidas paliativas de los daños evidentes en la reputación de esta Entidad y en la salud de sus trabajadores.

Porque, mucha inversión en tecnología para acercarnos a las entidades punteras sin haber arreglado antes la base, con una aplicación que eterniza las operaciones y saca a relucir las dotes de disimulo de la plantilla ante los clientes.

Deben vigilar de forma estrecha que la integración de culturas, que ya ha comenzado y avanza con innecesaria rapidez, se realice con el máximo respeto a la profesionalidad de la plantilla incorporada a la Entidad, sabiendo sumar conocimientos y evitando el menosprecio a su experiencia y singularidad. Lamentablemente sus primeros pasos apuntan a todo lo contrario, a perpetuar el dogma “solo lo mío es lo bueno”.

En este ejercicio exigimos que se resuelva definitivamente la cobertura de las responsabilidades de la plantilla en cuanto a los requerimientos del MIFID II, porque no solo el Consejo de Administración necesita un Seguro de Responsabilidad Civil, aquella también.

Y que revisen en profundidad su concepto de meritocracia que tanto repiten y que los hechos desmienten con reiteración. Es imperdonable que amplios colectivos a los que les han desregulado la jornada, haciéndoles creer que se situaban en la plataforma perfecta para su desarrollo profesional, vean frustradas una y otra vez sus expectativas porque el mérito que se impone es ajeno al esfuerzo y a la dedicación responsable.

Queda mucho por hacer en lo relativo a la conciliación de la vida familiar y laboral y a la aplicación de las políticas de igualdad en la Entidad. Basta con mirar al frente y analizar nuestro Consejo de Administración o mirar hacía abajo en la estructura organizativa y tener dificultades para encontrar compañeras válidas según su criterio; esa es la verdadera brecha salarial.

Finalmente, deseo manifestar alto y claro que, con al menos 2000 trabajadoras y trabajadores menos y con las secuelas de la integración tecnológica y cultural aún latentes, la obtención de los muy ambiciosos resultados previstos en el nuevo Plan Estratégico que, por cierto, no ha sido bien recibido por los mercados, será mérito de una plantilla que sabe demostrar su valía día a día, mientras ha recibido y recibirá a cambio una pseudo armonización y un regateo continuo de sus condiciones laborales.

Muchas gracias a todas y a todos.

Deja un comentario