2018: OJO, el MIFID ya está aquí.

Con el nuevo año, a toda Bankia le ha llegado la hora de aplicar la normativa MIFID, como a todo el sector financiero.

Casi toda la plantilla ya sabe qué es MIFID; una buena parte se ha acreditado durante el pasado 2017 para prestar servicios de asesoramiento, pero en la práctica

¿Qué implica la aplicación de MIFID?

Bankia ha decidido prestar a nivel presencial y personal sólo el servicio de asesoramiento a los clientes; la comercialización queda solo para el canal online.

El servicio que presta Bankia de asesoramiento ahora mismo es un servicio “no independiente”, es decir, sobre la contratación de productos propios, con el objetivo de no repercutir la comisión que tendría que cobrar como asesoramiento independiente a los clientes. Esta decisión la argumentan por la amplitud de la cartera propia, suficiente para satisfacer  mayoritariamente las necesidades de su clientela.

Esto supone que cualquier cliente al que se le ofrezca o esté interesado en un producto MIFID, recibirá un servicio de asesoramiento no independiente en su sucursal.

¿Quién puede prestar este servicio? ¿Hay cambios operativos?…

Ahora mismo pueden hacerlo sin problema todos los compañeros y compañeras que tienen la acreditación MIFID de asesoramiento. Los demás también, pero bajo supervisión.  Y siempre cumpliendo con la normativa interna: información precontractual, test de conveniencia, registro de la conversación telefónica (en BMN de momento no disponible) y/o acta del asesoramiento presencial, si finalmente el producto no se contrata.

A nivel procedimental, ahora mismo la plantilla que no está integrada en el entorno NEO tendrá unos procedimientos a seguir distintos a la plantilla que sí lo está. En el apartado de Ventas de NEO se desarrolla el soporte informático al servicio de asesoramiento. En la plantilla de BMN se está, de momento,  a lo recogido en los comunicados 151/012/2017  y 960/058/2017.

En el entorno Bankia se ha publicado el procedimiento para la supervisión del asesoramiento prestado por la plantilla. En el entorno BMN no, al menos por ahora. Por lo cual UGT exige que se establezca este protocolo de inmediato y se comunique quién es el supervisor de cada quién, en el caso de que el director no cuente con la acreditación MIFID de asesoramiento.

RECOMENDACIONES a la plantilla

– Leer todos los comunicados y completar todas las acciones de formación. Este cambio se implementa ahora, pero va a continuar en desarrollo durante los próximos meses.

– El cumplimiento estricto de la normativa, sin atender a las exigencias comerciales contrarias que nos empujen a olvidarla y que, a nuestro juicio, son incompatibles con el cumplimiento estricto de la normativa MIFID. Atiende sólo a las exigencias que se ajusten a la normativa. La normativa que es de obligado cumplimiento para toda la plantilla, también para quien diseña los productos y para los que incentivan su comercialización (sirva también de aviso).

– En la situación actual establecida por la norma MIFID en cuanto a las responsabilidades, UGT recomienda extremar la prudencia en cuanto a la naturaleza de los productos a ofrecer y los procedimientos a seguir.

Si tienes dudas o recibes presiones contacta con nosotros en ugtbankia@ugtbankia.net.

UGT EXIGE a Bankia:

– La responsabilidad del asesoramiento debe recaer en la entidad y la responsabilidad del asesor o empleado debería estar cubierta por nuestra empresa. Máxime cuando este asesoramiento es “no independiente” por decisión de la misma. Por lo tanto exigimos cobertura para los riesgos civiles, penales o de cualquier índole que puedan derivarse, ya que para toda la plantilla es una obligación: el asesoramiento de los productos MIFID que la entidad ofrece a sus clientes.

– Las horas de formación deben reconocerse como jornada efectiva y compensarse debidamente. Bankia  nos comunicó su intención en reunión mantenida el día 28 de diciembre de que toda su plantilla accediese a la titulación de Asesoramiento financiero, con la correspondiente acreditación. En 2018, quienes aún no han sido formados lo serán, y los que resultaron no aptos, o sólo con el título de comercialización, también. Es un año complejo, y este cambio normativo y operativo requiere un esfuerzo que Bankia debe reconocer a su plantilla.

Deja un comentario